Etimología: Del griego Brachion un brazo, y Pous un pie.

Características de los Braquiópodos:

  1. Simétricos bilateralmente.
  2. El cuerpo tiene más de dos capas celulares, tejidos y órganos.
  3. La cavidad corporal un verdadero celoma.
  4. Cuerpo posee un intestino en forma de U con o sin ano.
  5. Cuerpo encerrado en un par de conchas, una dorsal y otra ventral.
  6. Tiene un sistema nervioso con un anillo circunoesofágico ganglionado.
  7. Tiene un verdadero sistema circulatorio abierto con uno o más corazones.
  8. No tiene órganos de intercambio gaseoso.
  9. Tiene un lofóforo.
  10. Reproducción normalmente sexual y gonocorística, pero sin gónadas verdaderas.
  11. Se alimenta de partículas finas en el agua.
  12. Todos viven en ambientes marinos.

Los braquiópodos, (o conchas de lámpara) son un antiguo filo de gusanos marinos que se alimentan por filtración.

Viven dentro de un par de conchas, muy parecidas a las de los más numerosos bivalvos. Sin embargo, no están más emparentados con los bivalvos que las personas con las estrellas de mar.

Los braquiópodos se diferencian de los bivalvos en muchos aspectos, pero quizás el más fácil de ver es en sus conchas. Las conchas de los braquiópodos tienen una mitad dorsal y otra ventral (superior e inferior) definidas. Los bivalvos, que son moluscos, tienen mitades izquierda y derecha en sus conchas.

Los científicos distinguen las mitades superior e inferior o izquierda y derecha, dependiendo de cómo se relaciona el cuerpo del animal con su concha. Los braquiópodos también suelen tener la concha ventral (inferior) más grande que la dorsal (superior), mientras que la mayoría de los bivalvos tienen las dos mitades de su concha casi iguales.

Se les llama conchas de lámpara porque la válvula ventral de varias especies mediterráneas se parece a la forma de las lámparas de aceite de la antigua Grecia y Roma.

Los braquiópodos son animales pequeños, la especie más grande que vive tiene una concha de unos 10 cm (4 pulgadas) y la mayoría de las especies son mucho más pequeñas que esto.

Braquiópodo, Lingula anatina

Sólo hay unas 396 especies vivas de braquiópodos (Catálogo de la Vida) conocidas por la ciencia ahora. Sin embargo, se conocen más de 30.000 especies fósiles, lo que demuestra que en su día fueron un filo mucho más exitoso que en la actualidad. La especie fósil más grande (Gigantoproductus giganteus) tenía una concha de más de 30 cm (12 pulgadas).

Algunos científicos creen que fueron superados por los bivalvos. Sin embargo, aunque los Brachiopoda parecen haber evolucionado antes que los bivalvos, eran un grupo bastante diverso a principios del Cámbrico hace 600 mya (millones de años). Mientras que los bivalvos no empezaron realmente hasta otros 50 o 100 millones de años. Sin embargo, ambos grupos tuvieron un gran éxito durante el resto del Paleozoico (hasta hace unos 230 mya).

Cuatro linajes principales se extinguieron entre el comienzo del Triásico y el final del Jurásico, mientras que sólo surgió un pequeño linaje.

Todos esos grupos que vivían al final del Jurásico siguen teniendo especies vivas en la actualidad. Algunas especies vivas actuales se parecen mucho a sus antepasados fósiles.

Los Lingula ungius actuales tienen un aspecto casi idéntico al de sus antepasados paleozoicos de 400 mya. Dado que sus caparazones son estructuras calcáreas duras, se conservan fácilmente en el registro fósil, razón por la que sabemos tanto sobre el número de especies que vivían en el pasado.

Concha de la lengua o concha de la lámpara (Lingula unguis)

Los braquiópodos viven en todas las partes del mar, en su mayoría como animales sésiles unidos al sustrato por un pedicelo carnoso o córneo. Muchas especies son especialistas en aguas profundas, aunque algunas, como la Lingula sp. que vive en madrigueras, viven en aguas costeras relativamente poco profundas. Todas son filtradoras, con un lofóforo a menudo apoyado en una cinta calcárea dentro de la concha.

La mayoría de las especies son gonocorísticas (tienen dos sexos separados) y se desconoce la reproducción asexual.

El «caparazón de la lámpara»

El aspecto más evidente de un braquiópodo es su caparazón.

Este caparazón es un objeto duro y sólido que suele permanecer intacto mucho tiempo después de la muerte del animal. Por eso tenemos un registro fósil tan bueno de los Brachiopoda.

El caparazón está compuesto en un 50% por carbonato de calcio o fosfato, que el animal extrae del agua del mar. El resto del caparazón está compuesto por quitina (el mismo tipo de molécula que utilizan los insectos en su exoesqueleto) o por proteínas. La quitina es la opción normal, y sólo un género (el Crania) utiliza proteínas. No obstante, las Craniacea son un grupo muy exitoso.

Las conchas crecen continuamente durante toda la vida del animal. El epitelio celular deposita nuevo material a lo largo del borde más grande y redondeado de la concha (llamado «margen»). La superficie exterior de la concha está cubierta por el periostraco. Las dos mitades de la concha normalmente no son iguales, la mitad más grande se denomina válvula ventral o braquial y la mitad más pequeña válvula ventral o pedicular.

Braquiópodos en la Antártida

En algunas especies de braquiópodos, especialmente en las especies fósiles, las conchas tienen excrecencias en forma de espina que forman una rejilla a través del espacio abierto entre las dos válvulas de la concha cuando el animal se está alimentando. También tienen posibles funciones sensoriales y de almacenamiento en la vida del animal (interpretar la biología de las estructuras fósiles es difícil incluso para los científicos).

Cada válvula es acanalada -con las costillas irradiando hacia fuera desde el umbo- y posee líneas de crecimiento que discurren concéntricamente alrededor de la concha, cruzando así las costillas. Cuando están cerradas, las dos válvulas de la concha se unen perfectamente. La línea donde se juntan se llama comisura.

Taxonómicamente, los Brachiopoda se dividen en dos grandes grupos: los Articulata y los Inarticulata – sobre la base de la estructura de la concha.

Los Articulata se distinguen por la presencia de dientes y una bisagra definida donde las dos válvulas se encuentran en su borde inferior. Por lo tanto, hay una «articulación» entre las dos valvas y el pedículo pasa a través de un agujero en la válvula ventral.

Los Inarticulata no tienen dientes ni bisagra especial y el pedículo, cuando está presente, pasa entre las dos válvulas de la concha. La mayoría de las conchas de los braquiópodos son de color marrón mientras el animal está vivo, o tal vez verdosas por la presencia de algas… unas pocas sólo son blancas.

Alimentación y respiración en los braquiópodos

El epitelio celular que recubre la superficie interna de ambas mitades de la concha tiene dos capas, la interna se llama manto. Esta separa la parte exterior de la concha (que contiene el lofóforo) de la sección interior – que contiene el resto del cuerpo del animal.

Así, el espacio dentro de la concha se divide en dos mitades: la cavidad del manto y la cavidad del cuerpo, o cavidad celómica. La cavidad del cuerpo es generalmente más pequeña que la cavidad del manto.

Braquiópodos fósiles petrificados en un canto rodado de sílex

El lofóforo, que es el mecanismo de alimentación y respiración del animal, está sostenido -excepto en las especies muy pequeñas, las de menos de 5 mm- por una varilla de rigidez o bucle calcáreo que surge de la superficie interna de la concha. El lofóforo tiene normalmente dos brazos que se elevan en espiral en cada mitad de la cavidad del manto.

Cada brazo del lofóforo está compuesto por un número de delgados filamentos paralelos. Estos filamentos están recubiertos de mucosa y soportan cilios de mayor tamaño.

El batir de los cilios de mayor tamaño crea una corriente de agua que fluye desde cada lado de la cavidad del manto, transportando agua sobre los dos brazos del lofóforo. A continuación, el agua es expulsada de la cavidad del manto en una corriente central. Así, tenemos dos flujos de entrada y un solo flujo de salida – porque las dos corrientes centrales de salida se unen para formar un único flujo de salida o corriente exhalante.

Los cilios más pequeños impulsan un flujo de mucosa a lo largo de los brazos del lofóforo y hacia la boca del animal. Las partículas de alimento quedan atrapadas en la mucosa y finalmente son digeridas por el animal. Las heces se alejan del animal en la corriente de agua central que sale. El flujo continuo de agua sobre los brazos lofóforos también los convierte en el órgano ideal para el intercambio gaseoso; y es aquí, y sobre los lóbulos del manto, donde tiene lugar la respiración.

Los Inarticulata, que son los más modernos de los dos grupos, tienen un ano que dirige los desechos hacia la corriente exhalante. Los Articulata tienen un intestino de terminación ciega sin ano y los desechos salen por la boca.

Fósil de braquiópodo (Mucrospirifer sp.), Período Devónico, Durham, Nueva York

Los desechos metabólicos se recogen en unas células errantes llamadas celomocitos, que recogen el material nitrogenado a través del cuerpo y lo liberan en los nefridios. Los nefridios tienen un delgado conducto que lleva a la cavidad del manto desde la cavidad del cuerpo, de modo que estos desechos también pueden pasar a la corriente de agua exhalante. Hay dos nefridios en los Articulata y cuatro en los Inarticulata.

Dentro del cuerpo de los Brachiopoda, o cavidad celómica, hay un líquido que contiene corpúsculos sanguíneos. Estos corpúsculos sanguíneos contienen un pigmento respiratorio llamado hemeritrina, que, al igual que la hemoglobina, contiene hierro. Estas células transportan oxígeno a las distintas partes del cuerpo y eliminan el dióxido de carbono.

Hay canales dentro del cuerpo por los que fluye este fluido celómico, pero no es un verdadero sistema sanguíneo. Sólo hay un vaso sanguíneo que tiene paredes musculares y late una vez cada 30 o 40 minutos, para mantener el fluido circulando por el cuerpo.

Reproducción de los braquiópodos

La mayoría de las especies de braquiópodos son gonocorísticos (lo que significa que hay dos sexos separados). Una excepción a esta regla es la Argtrotheca cistellula europea, que es una especie hermafrodita. Las gónadas se alojan en bandas peritoneales o en otras bandas especiales en el lóbulo del manto.

Los gametos se liberan a veces en aguas abiertas, aunque en muchas especies los óvulos o huevos quedan retenidos dentro de la cavidad celómica, donde pueden ser criados y protegidos durante un tiempo variable.

Lingula anatina, braquiópodo o concha de lámpara

En Terebratella inconspicua, los huevos fecundados quedan protegidos dentro de un pliegue del lofóforo hasta después de su eclosión. Notasaria nigricans también conserva sus huevos fecundados en la cavidad de su manto, esta vez dentro de la espiral formada por el lofóforo. En otras especies, los huevos son descargados después de la fecundación pero antes de su eclosión.

En algunas especies, como Lingula sp., los huevos eclosionan directamente en un braquiópodo en miniatura – pero en otras hay una fase larvaria. Esta fase larvaria tiene tres segmentos corporales que se convertirán en el cuerpo, el pedicelo y el manto del nuevo animal.

Aunque ambos pasan algún tiempo formando parte del plancton, antes de hundirse en el fondo del mar y asentarse en su vida sedentaria.

Sistema nervioso y muscular

El sistema nervioso es bastante similar en todas las especies de Brachiopoda y consiste en un anillo de nervios que rodea el esófago. Desde este anillo, otros pocos nervios se extienden hacia el manto, el lofóforo y los músculos.

No existe un verdadero cerebro, ya que los braquiópodos son animales antiguos -y bastante simples.

Las dos válvulas de las conchas de los braquiópodos se abren y cierran mediante músculos. En los articulados, hay una disposición sencilla: dos conjuntos de músculos emparejados. Los músculos aductores, que cierran las mitades de la concha, son los más grandes. Los músculos diductores, que tienen su punto de unión cerca de la bisagra de la válvula dorsal, abren la concha para que el animal pueda alimentarse. También hay un par de músculos ajustadores, que se unen a la válvula ventral y al pedicelo.

Concha del braquiópodo Atypa reticularis – enciclopedia Rusia, 1896

El pedicelo es un tallo de material córneo que normalmente está pegado o cementado a una roca o algo similar. En algunos inarticulados, como la Lingula, el pedicelo tiene músculos en su interior que le permiten contraerse (acortarse) para arrastrar al animal hacia su madriguera. Por lo demás, sostiene al animal en su madriguera durante la alimentación.

En los Inarticulados, al no haber bisagra para que actúen los músculos, el caparazón se abre sólo por la elasticidad de los músculos relajados. Hay tres aductores para cerrar las dos válvulas: un solo músculo posterior cerca de donde el pedicelo sale de la concha y un par de aductores anteriores. También hay varios músculos oblicuos, que permiten que las dos válvulas giren, o se deslicen una contra otra.

Los Brachiopoda no son un filo económicamente importante.

Clasificación de los Brachiopoda

Phylum Brachiopoda

  • Clase Inarticulata

    • Orden Lingulida
        Superfamilia Lingulacea (Lingula)
    • Superfamilia Trimerellacea (extinguida)
  • Orden Acrotetida
      Superfamilia Acrotretacea (extinguida)
  • Superfamilia Siphonotretacea (extinguida)

  • Superfamilia Craniacea (Crania)
  • Superfamilia Discinacea (?)

  • Orden Paterinida (extinto)
  • Orden Obellida (extinto)
  • Orden Kutorginida (extinto)
  • Clase Articulata

      Orden Orthida
        Superfamilia Billingscellacea (extinguida)
  • Superfamilia Orthacea (extinta)
  • Superfamilia Enteletacea (extinta)
  • Superfamilia Clitambonitacea (extinta)

  • Orden Strophomenida
      Superfamilia Plectambonitacea (extinguida)
  • Superfamilia Strophomenacea (extinguida) Superfamilia Davidsoniacea (extinguida) Superfamilia Thecideacea (Lacazella ?) Superfamilia Triplesiacea (extinguida) Superfamilia Chonetacea (extinguida) Superfamilia Kononckinacea (extinguida) Superfamilia Strophalosiacea (extinguida)

  • Superfamilia Productacea (extinguida)
  • Superfamilia Lyttoniacea (extinguida)
  • Orden Pentamerida
    • Superfamilia Porambonitacea (extinguida)
    • Superfamilia Pentameracea (extinguida)
    • Superfamilia Stenocismatacea (extinguida)

  • Orden Rhynchonellida
    • Superfamilia Rhynchoellacea (Hemithyris, Notosaria)
  • Orden Atrypida
      Superfamilia Atrypacea (extinguida)
  • Superfamilia Dayiacea (extinguida) Superfamilia Reziacea (extinguida)

  • Superfamilia Athyridacea (extinguida)
  • Orden Spiriferida
      Superfamilia Cyrtiacea (extinguida)
  • Superfamilia Spiriferacea (extinguida)

  • Superfamilia Spiriferinacea (extinguida)
  • Superfamilia Reticulariacea (extinguida)
  • Orden Terebratulida
    • Superfamilia Stringocephalacea (extinguida)
    • Superfamilia Dielasmetacea (extinguida)
    • Superfamilia Terebratulacea (Terebratula, Gryphus, Terebratulina, Chlidonophora)

  • Superfamilia Zeilleriacea (extinguida)
  • Superfamilia Terebratellacea (Terebratella, Argyrotheca)
  • ¿Qué sigue?

    ¡Bueno, espero que esta introducción al mundo de las caracolas haya sido interesante!

    Tal vez ahora sea el momento de aprender más sobre los gusanos de la cinta.

    • Autor
    • Puestos recientes
    Gordon es un ecologista con dos títulos de la Universidad de Exeter. También es profesor, poeta y propietario de 1.152 libros. Ah – y escribió este sitio web.

    Los últimos posts de Gordon Ramel (ver todos)
    • Phylum Xenocoelomorpha; gusanos marinos simples – 23 de marzo de 2021
    • Dicyemida: Diminutos parásitos marinos de pulpos y calamares – 23 de marzo de 2021
    • Orthonectida: Diminutos parásitos de estrellas de mar, bivalvos y gusanos – 23 de marzo de 2021

    Compartir vía:

    0Shares
    • Twitter
    • LinkedIn

    .

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *