El tema de portada de este mes es de interés específico para muchos lectores de esta publicación. La corrección de la presbicia en la cirugía de cataratas se ha convertido en uno de los temas más discutidos en nuestra subespecialidad. Se han introducido en el mercado diversas soluciones de LIO que pretenden reducir la dependencia de las gafas. La industria oftalmológica está haciendo un gran esfuerzo para comercializar estas LIOs que alivian la presbicia. Existe una gran variedad de LIOs refractivas, difractivas, presuntamente acomodativas e híbridas para ofrecer a nuestros pacientes un rendimiento visual adecuado y una menor dependencia de las gafas. Sin embargo, los pros y los contras de cada LIO son diferentes. Los cirujanos deben comprender complejidades como los datos de agudeza visual, la sensibilidad al contraste, la distribución de la luz, la dependencia del tamaño de la pupila, la dependencia del centrado, la sensibilidad a la inclinación, la distancia de enfoque cercana, el potencial para mezclar y combinar diferentes tecnologías y/o longitudes de enfoque, las disfotopsias, la disponibilidad de la corrección tórica simultánea y los estilos de vida y las demandas de los pacientes. Todas estas áreas desempeñan un papel importante en la evaluación de la calidad y la utilidad de cada LIO.

También hay, por supuesto, consecuencias financieras. En Europa, la legislación varía enormemente entre los países con respecto al reembolso y las oportunidades de copago. En la transición a un patrón de práctica de cirugía de cataratas más consciente de la refracción, muchos cirujanos encuentran difícil adoptar la logística requerida, incluyendo la recopilación de información del paciente, la realización de exámenes preoperatorios, la asignación de tiempo en la silla y la explicación del coste adicional. En nuestro propio hospital, estamos cambiando nuestra práctica tradicional (anticuada) por una práctica de cataratas refractivas más orientada al cliente. Esto requiere mucho tiempo y dedicación por parte de los cirujanos y el personal.

¿Pero dónde encaja la monovisión en este debate?

En nuestros artículos de portada, la monovisión se describe como una estrategia ampliamente practicada en la corrección de lentes de contacto, la cirugía refractiva con láser y la cirugía de cataratas. En su introducción, el doctor Carlos Vergés y la doctora Lourdes Ruiz describen por qué es un buen momento para reabrir el debate sobre la monovisión. A continuación, Ronald R. Krueger, MD, MSE; Bruce J. W. Evans, BSc (Hons), PhD, FCOptom, DipCLP, DipOrth, FAAO, FBCLA; y Graham D. Barrett, MD, FRACO, describen cómo se utiliza la monovisión en sus especialidades personales. El Dr. Barrett, por ejemplo, aboga por la monovisión como su opción preferida para los pacientes que buscan reducir la dependencia de las gafas, apuntando a una modesta miopía de 1,25 D. Destaca la importancia de la cantidad de ametropía entre los dos ojos.

La llamada mini-monovisión de -0,50 D se utiliza ampliamente tanto en la cirugía refractiva como en la de cataratas, a veces junto con LIOs para aliviar la presbicia, y ha demostrado ser exitosa para muchos pacientes, aunque a menudo en un grado limitado. La verdadera monovisión que tiene como objetivo 2,00 D de miopía tiene sus propias limitaciones e implica una importante adaptación neuronal. No obstante, muchos cirujanos utilizamos algún tipo de monovisión con regularidad en nuestra consulta de cataratas. El Dr. Barrett describe su enfoque sistemático de ofrecer una monovisión modesta modificada para el segundo ojo en todos los casos. Es una estrategia interesante que merece la atención de todos los cirujanos de cataratas. ¿Cómo podemos incorporar dicha estrategia en combinación con la oferta de LIOs multifocales? Es difícil que los pacientes comprendan plenamente las ventajas e inconvenientes de cualquier solución concreta. También lleva mucho tiempo a los cirujanos explicar los pros y los contras de todas las opciones disponibles. Los pacientes suelen confiar en la experiencia y el criterio de sus médicos sobre la mejor opción para su situación personal. En esta compleja discusión interfiere el aspecto financiero del precio de la LIO y el tiempo de sillón, así como los sistemas de reembolso variables en los distintos países.

CRST Europe le proporcionará continuamente información sobre las tecnologías de LIO, así como sobre cuestiones de desarrollo de la práctica; esto es cada vez más importante en la cirugía de cataratas actual. Si tiene alguna idea o contribución en mente, envíe una carta al editor. Agradecemos todos los comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *