Pocos nombres en la arquitectura estadounidense son tan omnipresentes como el de Frank Lloyd Wright. Y aún menos ciudades estadounidenses pueden presumir de tener siete de sus legendarias obras maestras. A principios del siglo XX, Búfalo era un próspero núcleo industrial, un centro de transporte y fabricación y una de las ciudades de más rápido crecimiento de Estados Unidos. Los grandes arquitectos de la época estaban llamados a dejar su huella en la Queen City. Y Frank Lloyd Wright estaba entre ellos. Tras una visita a Oak Park (Illinois), Darwin D. Martin, ejecutivo de la empresa Larkin de Buffalo, se enamoró de la visión de Wright. Convenció al Consejo de Administración de Larkin para que encargara a Wright el diseño del nuevo edificio de oficinas de la empresa. Trágicamente, ese edificio ya no existe, pero la amistad de Martin con Wright sentó las bases de la colección de sus edificios que se conservan hoy en día. La cartera de Wright en Búfalo incluye la Casa Martin, uno de los mejores ejemplos de su periodo en la pradera, Graycliff, a orillas del lago Erie, y un cobertizo para botes, un mausoleo y una estación de servicio construidos casi un siglo después de su concepción. Las casas Walter V. Davidson y William R. Heath, que aún se mantienen como residencias privadas, completan la colección.

La Casa Martin y Graycliff se han unido para ofrecer una entrada combinada que permite disfrutar de ambas casas diseñadas por Wright por un solo precio. Más información aquí.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *