Por Mae Rice en Artes &Entretenimiento on Jun 13, 2016 3:00PM

La semana pasada, hicimos un llamamiento para conocer las historias de la gente que se mudó de Chicago a Nueva York, y recibimos respuestas de novela. A continuación, hemos recopilado las opiniones más interesantes, sinceras y con mayúsculas de los lectores sobre por qué se fueron, cómo creen que Nueva York supera a Chicago (ugh) y qué echan de menos de Chicago (¡mucho!). Dejaremos que los ex-chicagoanos se encarguen de ello.

Por qué se fueron de Chicago

Drew, 28 años: «No tenía mucha educación más allá del instituto, y me sentía muy limitado por las opciones que tenía en Chicago. Además, en mi opinión, Chicago no era tan progresista como me hubiera gustado como hombre gay y liberal».

Grayson, 32: «Me mudé a Nueva York por una chica. Nos casamos este verano pasado.»

Lauren, 35: «Cuando me enteré de que Nueva York era la única ciudad más grande que Chicago, quise ir allí. (Lo siento, Los Ángeles, os quiero, pero sois un grupo de suburbios.)»

Bob, 28: «Trabajo en los medios de comunicación, y lo cierto es que Nueva York tiene muchas más oportunidades en ese campo que Chicago. Hay muchas empresas de medios de comunicación en Nueva York que no están quebrando o en la ruina financiera».


Foto vía Grisha Levit en Flickr

Lo que más les gusta de Nueva York

La libertad

Katie, 28: «E.B. White dijo: ‘A cualquier persona que desee esos extraños premios, Nueva York le otorgará el don de la soledad y el don de la privacidad’. Y esto se siente claramente cierto. Gracias al anonimato casi constante y a la capacidad de mezclarse con la multitud, me siento capacitada para tomar decisiones más audaces. Nadie mira y a nadie le importa».

La escena musical

Gina, 33 años: «Soy una persona que sigue obsesivamente a los grupos y a la música, así que es agradable vivir en la parada habitual para las actuaciones raras y únicas, en lugar de maldecir a mi ordenador en Lakeview dándome cuenta de que no puedo volar a través del país 50 veces al año para ver a Björk tocar en residencias o a Michael C. Hall en una actuación de una sola noche de versiones de Radiohead».

La disposición transitable

Sebastián, 41 años: «Nueva York es mucho más transitable. Puedes caminar durante horas, desde Brooklyn hasta Central Park, y nunca dejas de tener cosas chulas que mirar»

Bob, 28: «En Chicago, rara vez o nunca caminaba más de 30 minutos seguidos. Ahora lo hago al menos como una vez al día. «

La tolerancia

Alyson, 37: «Estar fuera y abierto con mi pareja (somos dos mujeres muy femeninas) en NYC es mucho más cómodo aquí de lo que nunca fue en Chicago, aparte de estar en Andersonville o Boystown. Tener hijos aquí nos parece mejor a los dos porque hay muchas otras familias que se parecen a nosotros y nadie pestañea».


Foto vía Anthony Quintano en Flickr

El tiempo

Ruella, 30: «¡Cuatro estaciones! Chaquetas más ligeras en marzo!»

Tina, 39: «¡Más días de sol aquí!»

Phillip, 23: «Los inviernos son razonablemente tolerables en Nueva York. Es en serio la razón por la que me mudé. El invierno es una perra frígida en Chicago y no termina hasta mayo.»

La «energía»

Ocho personas separadas: «Energía»

La integración

Alyson, 37 años: «Nunca olvidaré haber tomado el metro cuando nos mudamos aquí por primera vez en hora punta y ver un montón de hombres negros mayores. Ver hombres negros mayores no era algo a lo que estaba acostumbrada en Chicago, y eso es extremadamente triste por demasiadas razones.»

Sebastián, 41: «La ciudad de Nueva York se siente mucho menos segregada que Chicago.»

Gina, 33: «En cualquier momento, estaré compartiendo un vagón de tren o una acera con personas de 20 países y orígenes diferentes.»


Foto vía James Loesch en Flickr

El tránsito

Katherine, 33: «Mejor (pero más sucio) sistema de metro.»

Bob, 28: «Puedes ir de este a oeste Y de norte a sur en el transporte público de Nueva York.»

Tina, 39: «Esperar el tren en invierno es MUCHO mejor cuando estás bajo tierra»

Rob, 34: «Hace poco volví a Chicago para una boda. La primera vez que utilicé la Línea Azul durante este viaje estaba bajando las escaleras para llegar al andén, y mientras pensaba en lo limpias que están las estaciones de metro en Chicago, casi piso un enorme montón de heces.»

El estilo

Tina, 39: «Si tuviera un dólar por cada puto forro polar de North Face que veo en Chicago, podría permitirme poseer en Nueva York. La gente se esfuerza más en la presentación personal en Nueva York».

La gente delgada, si es que te importa eso…

Morgan, 25 años: «Todo el mundo es delgado en Nueva York».

Los productos

Tina, 39 años: «No me hagas hablar de los mercados agrícolas. Los tomates reliquia te harán cagar.»

La seguridad

Alyson, 37: «Nunca me he sentido insegura aquí en NYC, nunca.»

Quintin: «En Nueva York, no siento que me vayan a asesinar cuando voy a barrios desconocidos.»

Tim, 26: «En tres ocasiones diferentes alguien intentó asaltarme en mis últimos dos meses en Chicago.»


Foto vía Colin Robison en Flickr

Lo que echan de menos de CHICAGO

El lago Michigan

Gina, 33 años: «Ese lago crea tanto aire y espacio; no tenía ni idea de lo importante que era para mi cordura diaria hasta que me fui.»

Tom, 30: «El puto lago Michigan.»

El tránsito

Hayley, 23: «Me siento como si fuera ganado de camino a ser sacrificado cuando cojo el metro en Nueva York.»

Los callejones

Alex, 25: «Los callejones para la basura», que son mucho mejores que «amontonar bolsas malolientes en las aceras de NYC».

Hayley, 23: «En Nueva York hay montones de basura de metro y medio de altura en la acera.»


Foto vía Tony Webster en Flickr

El skyline

Lauren, 35: «El skyline perfecto, completo con una vagina.»

Las aceras

Lauren, 35: «Caminar por las aceras sin odio en mi corazón.»

Gina, 33: «Poder caminar por una acera sin chocar constantemente con la gente»

Tom, 30: «ESPACIO en la acera»

La gente fría

Garrett, 23: «La gente me dice todo el tiempo ‘¡Eres tan del Medio Oeste!’-como, ¿eso tiene que ser algo malo? No siento que me importen los sentimientos de los demás, a veces más que los míos. Echo de menos estar rodeada de gente así».

Alyson, 37 años: «No pasa un día en el que no hablemos de echar de menos a nuestros amigos: mediocampistas de buen corazón, divertidos y no tan serios. Aquí en Nueva York, estamos rodeados de personalidades de tipo A.»

Kevin, 30: «Hay una autenticidad y falta de pretensión en los habitantes de Chicago que puedo apreciar.»

Gina, 33: «Los habitantes de Chicago tienden a ser humildes y trabajadores.»


Tacos de pollo dulces y picantes de Antique Taco. Foto: Facebook de Antique Taco

La comida mexicana

Rob, 34: «Es casi imposible encontrar comida mexicana buena y barata en Nueva York. Prácticamente cualquier lugar auténtico al que vayas en Chicago es, en el peor de los casos, mediocre. En Nueva York tienes que recorrer los barrios sólo para encontrar lo mediocre.»

Timothy, 35: «Burritos nocturnos. Lamentablemente, la comida para borrachos en NYC es la pizza, y es casi imposible conseguir un buen mexicano borracho después de hora. Echo mucho de menos los burritos borrachos.»

Los deportes

Matthew, 25: «Poder animar a los Bears, Blackhawks y Sox con desconocidos.»

Mike, 27: «Echo mucho de menos a los White Sox y los Cubbies, especialmente esta temporada. Solía salir a ver un partido en cualquiera de los dos parques hasta tres o cuatro veces por semana. Hasta ahora sólo he ido a un partido en Nueva York. No es tan cómodo y barato como en Chicago».

Bob, 28 años: «Casi todos los bares de Chicago tienen una televisión y ponen el partido si se les pide. En Nueva York, la mayoría de los bares deportivos sólo tienen televisores, y son pocos y distantes entre sí. (Y frecuentados por hermanos de las finanzas.)»

Dos personas diferentes: «El chico del tamal».


Foto: Carlton Holls, Jr.

La pizza

Rob, 34 años: «Nunca entenderé la pretensión de los neoyorquinos de tener una gran pizza. Hay pizzerías realmente buenas, pero son pocas y distantes entre sí. La pizza media es una mierda. Cada vez que vuelvo a casa me aseguro de comprar una buena pizza de masa fina de Chicago. «

Dhaval, 32: «Echo de menos mi pizza de plato hondo de Lou’s.»

Los espaciosos bares gay

Drew, 28: «Tengo los hombros anchos, lo que hace casi imposible pasar físicamente por los diminutos y abarrotados bares gay que tienen en Nueva York. (‘No me importa que Madonna venga aquí a veces, ¡no puedo soportarlo!’)»

El coste de la vida

Alyson, 37: «¡¡¡¡NYC es una locura!!! Hay tanto dinero aquí y por lo que pagamos por nuestros 1500 pies cuadrados en el centro de Manhattan, tendríamos una casa unifamiliar en Lincoln Park.»

Katherine, 33 años: «En Chicago tenía un alquiler MUCHO más barato en un edificio con todos los servicios que no cobraba por extras como el gimnasio.»

Grayson, 32: «Nueva York es para banqueros, herederos de patrimonios y gente cuyos padres pudieron comprar brownstones en Fort Greene antes de que el barrio se aburguesara.»

Ruella, 30: «¡Mi estudio en Lakeview era más barato que mi habitación en un piso compartido para cinco personas en Brooklyn!»

La escena de la cerveza y los bares

Bob, 28: «La buena cerveza en Nueva York no es ni de lejos tan abundante como en Chicago, y es mucho más cara. Además, en Chicago es perfectamente posible emborracharse cualquier noche de la semana».

Katherine, 33 años: «Chicago tiene muchos bares divertidos que no son una escena mafiosa», como Happy Village, California Clipper, Hopleaf, Map Room, Old Town Ale House.

Ricky, 25: «El Medio Oeste tiene realmente las mejores cervezas»

El ciclismo

Mike, 27: «Ir en bicicleta por cualquier calle de Nueva York es una batalla campal mortal»

La escena de las citas

Ashley, 29: «¿Qué puedo decir? Tengo debilidad por los chicos anchos y barbudos que adoran a Los Osos y a su mamá. También parece haber más casos de relaciones reales en Chicago, mientras que Nueva York parece una competición constante para ver quién puede ser más desprendido en un esfuerzo por encontrar eventualmente ‘alguien mejor’ que con quien está actualmente.»

El Instituto de Arte

Susie, 49: «El Instituto de Arte era mi lugar favorito para ir a las exposiciones y simplemente para pasear donde había tranquilidad.»


Foto vía Anne Worner en Flickr

¿Se arrepienten del traslado?

Lauren, 35: «Para nada, pero soy Chi hasta que me muera.»

Rob, 34: «Definitivamente volveremos a Chicago en algún momento, pero por el momento puedo experimentar la segunda ciudad más grande de los Estados Unidos».

Mike, 27: «Absolutamente no. Soy mi mejor yo en Nueva York».

Gina, 33: «Nueva York ofrece inmensas oportunidades de empleo y a veces puede ser un lugar muy divertido para vivir, pero desde luego no es una ciudad en la que pueda residir para siempre y la considero un lugar temporal para mí. Chicago es mi hogar».

Timothy, 35 años: «Mi carrera y mi vida son bastante impresionantes ahora mismo. Pero, si alguien agitara una varita mágica y dijera que puedo tener las mismas oportunidades profesionales en Chicago que en Nueva York, me mudaría de nuevo sin pensarlo».

Hayley, 23: «Sin duda, volveré a Chicago en algún momento y me quedaré allí».

Katie, 28: «Echo de menos Chicago, pero cuando he vuelto sé que ha sido la decisión correcta. Chicago se siente pequeña de una manera que nunca se sintió antes de que me fuera»

Las respuestas fueron ligeramente editadas para mayor claridad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *