La televisión es una parte importante de la vida de todos los niños. Desde presenciar la magia de los superhéroes hasta sintonizar los fines de semana de terror, los niños viven una experiencia inmersiva a través de la televisión y viven en la burbuja de su propio mundo. A veces, esta burbuja se convierte en un motivo de preocupación, dependiendo del tipo de programas que se vean.

ADVERTISEMENT

La televisión forja el carácter y la personalidad e incluso tiene el poder de cambiar las actitudes y perspectivas hacia la vida. Tener un cuidado extra asegurará que su hijo disfrute de los programas de televisión sin exponerse a los efectos nocivos de ver la televisión.

ADVERTISEMENT

Vídeo: Efectos positivos y negativos de la televisión en los niños

¿Qué papel juega la televisión en la vida de un niño?

Si su hijo ve series policíacas o películas de terror y tiene pesadillas a la hora de dormir, puede estar seguro de que algo va mal en sus hábitos televisivos. Una parte considerable del tiempo de los niños se pasa frente al televisor, y sin duda alguna, éste moldea su personalidad y su actitud. Los programas de televisión adecuados inculcan en los niños una conciencia social y medioambiental e incluso promueven el desarrollo social, emocional y cognitivo de forma integral. Garantizar un equilibrio saludable entre el tiempo de televisión y el de juego/estudio es importante para su desarrollo, ya que no queremos que se conviertan en teleadictos y se salten las actividades sociales y físicas saludables.

ADVERTENCIA

Efectos positivos de la televisión en los niños

Algunas de las muchas ventajas de la televisión para los niños son:

Entretenimiento

Desde Barrio Sésamo hasta Dora la Exploradora y Arthur, los programas de entretenimiento infantil enseñan a los niños una plétora de habilidades que van desde el manejo de traumas emocionales, la interacción con los compañeros, la navegación a través de situaciones difíciles y la estimulación de su imaginación a través de pruebas interactivas y patrones de pensamiento. Los programas de entretenimiento mantienen a sus hijos comprometidos, les enseñan nuevas habilidades y les permiten divertirse, ¡todo en un solo paquete!

ADVERTENCIA

2. Educación

Los programas educativos inspiran a los niños a pasar a la acción y a adoptar comportamientos productivos. Si a tu hijo no le gustan los métodos de enseñanza tradicionales, los programas educativos pueden ser una buena forma de hacerle aprender mientras se divierte. Los canales educativos como Wild Kratts, Sid the Science Kid, Hanya Kamu y Mickey Mouse Clubhouse enseñan a los niños a resolver problemas y les proporcionan una base sólida en matemáticas mentales y pensamiento analítico.

3. Deportes

Ver programas deportivos como el fútbol, el cricket y el voleibol puede ser una gran manera de generar interés por las actividades al aire libre. Los programas deportivos animan a los niños a mantenerse activos y sanos, lo que les permite adoptar comportamientos físicos que, a la larga, les aportan bienestar emocional y físico.

4. Fiebre cultural

¿A su hijo le gusta explorar y viajar? Preséntales las maravillas del mundo a través de viajes y espectáculos culturales. Conocer otras culturas mejorará el aprendizaje social y las habilidades de desarrollo, animando a su hijo a convertirse en un pensador holístico y a interactuar con compañeros internacionales de forma amistosa.

ADVERTISEMENT

5. Creatividad

Desde la cocina, la repostería, las manualidades hasta la música y el teatro, la creatividad es la piedra angular de los programas de televisión. Los canales de arte y los programas que incluyen la composición de música, el dibujo y la pintura estimulan la mente y animan a los niños a responder a su vocación interior.

6. Mejora del rendimiento académico

Cuando se consume la televisión de forma responsable, se produce un bienestar emocional y mental. Esto conlleva una mejora del rendimiento académico. Según los investigadores, se ha comprobado que los niños que ven programas informativos y educativos superan a sus compañeros en múltiples pruebas estandarizadas e incluso rinden al máximo nivel durante la secundaria y el bachillerato.

Alivio saludable del estrés

Los programas de televisión proporcionan un desahogo emocional saludable para los niños que sufren estrés en la escuela o en el exterior. Una dosis saludable de televisión puede hacer maravillas con el estado de ánimo y los problemas emocionales de un niño y protegerle del estrés emocional que puede afectarle negativamente.

Aprender sobre tecnología y últimas tendencias

Con el amplio acceso a un océano de contenidos en la televisión, los niños adquieren herramientas y técnicas relacionadas con el uso de las últimas tecnologías y se mantienen al día de las tendencias sociales. Los niños adquieren más conocimientos y logran una iluminación informativa a través de la televisión.

ADVERTISEMENT

ADVERTISEMENT

9. Habilidades lingüísticas y emocionales

Si su hijo está aprendiendo un nuevo idioma o imitando patrones de habla, puede ayudarle a comprender el vocabulario y los matices de la formación de frases a través de programas de lenguaje y películas. Además, los programas de televisión positivos refuerzan comportamientos emocionales saludables y enseñan a los niños habilidades sociales que son cruciales para su éxito.

10. Les mantiene comprometidos

Si su hijo está constantemente saltando por la casa y no puede estar tranquilo ni un solo minuto, dejarle ver la televisión para aliviar el aburrimiento es una solución creativa. Esto le mantendrá ocupado sin perjudicar su desarrollo cognitivo. Sin embargo, tendrás que asegurarte de que esto se practica sólo ocasionalmente y no se convierte en un hábito.

ADVERTENCIA

11. Fomenta la participación social

Los niños que ven a los personajes actuar de forma productiva y dando lo mejor de sí mismos en la televisión tratan de imitar esos comportamientos en la vida real. Esto se aplica también a las tareas y eventos competitivos. Por ejemplo, si su personaje favorito de la televisión rinde bien en los exámenes y participa en deportes y eventos sociales, tus hijos imitarán también esos comportamientos, lo que ayudará a su desarrollo.

12. Desarrolla la personalidad y fomenta el pensamiento independiente

Los programas de televisión fomentan las habilidades de pensamiento independiente y enseñan a los niños a pensar de forma innovadora. Estas habilidades son vitales en un mundo que pone el foco en la creatividad y el pensamiento desde diferentes perspectivas.

ADVERTISEMENT

Efectos negativos de la televisión en los niños

Algunas de las muchas desventajas de la televisión para los niños son:

ADVERTISEMENT

Se pierde el tiempo

Los niños que pasan demasiado tiempo frente al televisor pueden perder las oportunidades de la vida. Si su hijo pasa demasiado tiempo viendo la televisión, puede perder un tiempo precioso que podría haber dedicado a tareas más productivas como relacionarse con los amigos, trabajar en los deberes, jugar al aire libre y otras actividades similares.

ADVERTENCIA

2. Falta de habilidades lingüísticas y sociales

Esto puede parecer contradictorio con los efectos positivos de la televisión mencionados anteriormente, pero se aplica principalmente a los niños menores de dos años. El cerebro de los bebés se encuentra en las etapas de desarrollo antes de los dos años. Es entonces cuando el cerebro se reconfigura y fomenta el aprendizaje social y emocional. La televisión no sonríe, ni habla, ni interactúa psicológicamente con el niño a nivel personal. Esto afecta al estado mental del niño, ya que es vulnerable en este momento de la vida. Incluso en años posteriores, pasar demasiado tiempo viendo la televisión puede limitar la interacción social de su hijo, afectando así a las habilidades lingüísticas y sociales a largo plazo.

3. Mata la creatividad y la imaginación

Si su hijo pasa demasiado tiempo en la televisión en lugar de salir al exterior y explorar el mundo real, no podrá desarrollar una fuerte imaginación. Dado que las ideas se presentan frente a la pantalla, los niños que ven la televisión en exceso no pueden estimular su mente ni tener ideas nuevas por sí mismos, por lo que consumen pasivamente y no crean activamente.

4. Falta de concentración

Los niños que pasan más de 2 o 3 horas diarias frente a la pantalla suelen sufrir falta de concentración en el aula. Estos niños también pueden tener una mayor probabilidad de ser diagnosticados con TDAH (Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad). Esta falta de concentración y baja capacidad de atención se traslada a otros ámbitos además del académico, como el deportivo. El niño puede no estar dispuesto a participar en actividades creativas y mentalmente calmantes como las manualidades también.

5. Improductivo

La productividad consiste en alcanzar nuevas cotas en la vida. Si su hijo está constantemente viendo la televisión y no alcanza hitos en su vida académica, social o emocional, todo ese tiempo que pasa frente a la pantalla es simplemente tiempo perdido.

6. Obesidad

Los niños que ven demasiada televisión corren el riesgo de desarrollar obesidad y otros trastornos de salud. No es infrecuente que los niños pequeños se conviertan en adolescentes adictos al sofá durante el instituto cuando ven la televisión en exceso.

7. Riesgos para la salud del corazón y los ojos

Los niños que ven demasiado la televisión corren el riesgo de desarrollar el síndrome del ojo vago. En esta condición, el niño experimenta una visión borrosa o reducida que no se puede corregir con gafas o lentes. La adicción a la televisión también fomenta la falta de ejercicio y un estilo de vida sedentario, que repercuten en el corazón y el cerebro. Esto puede acabar provocando problemas cardiovasculares y el estrechamiento de las arterias.

8. Comportamiento negativo

Según las investigaciones, ver demasiada televisión puede alterar la estructura del cerebro y promover un comportamiento negativo, especialmente la violencia y la agresividad. Los niños que ven programas con contenidos inapropiados para menores tienen un mayor riesgo de sufrir este problema.

9. Afecta a la imagen de uno mismo

Los programas de televisión exageran la realidad y proporcionan una visión distorsionada del mundo. Los programas que revelan vidas perfectas y escenarios demasiado buenos para ser verdad pueden hacer que los niños se sientan inadecuados.

10. Cambios emocionales

Los niños que están expuestos a programas que destacan el sexo, las drogas y el abuso del alcohol son vulnerables a los cambios emocionales. Como son demasiado jóvenes para entender muchos de estos temas, pueden obtener una visión alterada de la realidad y verse influenciados psicológicamente.

11. Bajo rendimiento académico

Pasar mucho tiempo viendo la televisión puede provocar una falta de participación en otras actividades. Los niños a veces se saltan el colegio y los deberes por culpa de la televisión, y esto afecta negativamente a su rendimiento académico.

12. Causa problemas de aprendizaje

Los problemas de aprendizaje debidos al exceso de tiempo de televisión van desde la escucha pasiva y el subdesarrollo de las habilidades auditivas hasta la falta de habilidades motoras finas y creativas. Esto ocurre cuando los niños no realizan actividades física y mentalmente estimulantes. Los niños que desarrollan el TDAH por ver demasiado la televisión carecen de la capacidad de concentrarse y enfocar los estudios.

¿Qué pueden hacer los padres para proteger a sus hijos de los malos efectos de la televisión?

Los padres pueden:

  • Limitar el número de horas que su hijo pasa frente al televisor.
  • Asegurarse de que su hijo ve programas de televisión de calidad en lugar de los inapropiados.
  • Ver la televisión con su hijo para estar seguros de que el contenido que se consume es informativo, educativo e interactivo. Esto también puede fomentar un vínculo entre los padres y el niño.
  • Mantenga el televisor alejado del dormitorio y apague el televisor al final del programa.
  • Ayude a desarrollar una relación saludable entre el tiempo de televisión y las tareas completas.
  • Intente que las normas no sean demasiado estrictas, ya que eso puede desarrollar una relación negativa entre el niño y la televisión.

¿Deben ver la televisión los bebés y los niños pequeños?

Se recomienda que los bebés y niños pequeños menores de dos años eviten ver la televisión, ya que sus cerebros se están desarrollando y son vulnerables. Están aprendiendo muchas habilidades emocionales y sociales, por lo que es el momento de interactuar con ellos, atender sus necesidades emocionales y animarles a leer, escribir y dibujar. Una parte importante del desarrollo cognitivo se produce durante esta etapa, por lo que es mejor que la televisión se mantenga alejada de los bebés y niños menores de dos años.

Ver la televisión es una actividad que se realiza mejor con moderación. Si te aseguras de que tu hijo ve programas de calidad y emplea su tiempo de forma productiva, te asegurarás de su correcto crecimiento y desarrollo. Ver la televisión es una parte cotidiana de la vida, y si se integra con cuidado, tu hijo puede acabar aprendiendo de ella.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *