Las traducciones oficiales son traducciones con validez legal, por ejemplo, de un certificado, de un decreto de una autoridad o de otro documento que deba entregarse a una autoridad. Las traducciones realizadas por traductores jurados son siempre equivalentes al documento original. Las traducciones oficiales suelen llevar un sello y a menudo van acompañadas de una certificación o una declaración del traductor jurado.

¿Necesita una traducción oficial? Solicite un presupuesto!

Propósito de las traducciones oficiales

Documentos como estos tienen muchos usos. Pueden utilizarse como prueba de estudios o títulos cursados en otro país y en otro sistema educativo, como certificado de no impedimento para contraer matrimonio o al solicitar el divorcio en otro país, para asuntos relacionados con la adquisición de empresas internacionales o el registro mercantil, a la hora de redactar contratos con partes que los requieran en otro idioma o para procesos penales o civiles.

Como tal, la función de un documento traducido es probar una determinada calificación, derecho o legalidad en asuntos que involucran a más de un idioma o país.

Traducciones legalmente válidas

Las traducciones legalmente válidas sólo pueden ser proporcionadas por traductores jurados, que deben estar familiarizados con los aspectos legales relacionados con las traducciones certificadas. Estos son, por ejemplo, la responsabilidad del traductor en el encargo, el secreto profesional y la confidencialidad, el estado del documento original y los aspectos relacionados con la maquetación y el formato de la traducción.

En Lingo preguntamos al cliente por la finalidad y el destino de la traducción para saber si es necesaria una traducción oficial y, eventualmente, una apostilla.

Las traducciones oficiales se realizan siempre según la normativa vigente sobre traductores jurados y documentos oficiales. Las traducciones oficiales deben seguir de cerca el documento fuente original.

Sello y certificación de una traducción oficial

Cuando la traducción está terminada, el traductor jurado sella el documento terminado y certifica la traducción con una declaración y una firma. Los sellos no son obligatorios en Finlandia, pero las autoridades de otros países exigen un sello para tramitar la traducción como documento oficial.

La traducción de un traductor jurado suele aceptarse tal cual. Sin embargo, la aprobación de las traducciones siempre depende del asunto en cuestión y de la autoridad receptora.

Apostilla

Muchos consulados recomiendan adjuntar una apostilla a las traducciones realizadas por traductores jurados. Las apostillas se obtienen de los tribunales administrativos de las ciudades, suelen darse en el idioma oficial del país en cuestión y no se traducen.

Traducciones confidenciales

Siempre tratamos sus materiales como confidenciales y solicitamos ver el documento original. También le pedimos que nos facilite el propósito y el país de destino de la traducción.

Proporcionamos traducciones oficiales normalmente en combinaciones de idiomas con el finlandés como lengua de origen o de destino.

También encontramos traductores jurados para otros idiomas.

Puede encontrar más información sobre las traducciones juradas en la página web del Consejo Nacional de Educación de Finlandia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *